Buscar
  • Angela C. Prieto.

Triturando hasta encontrar gracia.




En la vida tenemos situaciones que acostumbramos a "triturar", como por ejemplo; cuando en tus votos matrimoniales dices: .-"prometo estar contigo en la salud, en la enfermedad, en las buenas, en las malas, prometo ser tu soporte y tu compañera hasta que la muerte nos separe".


Cuando pasa el tiempo comenzamos a "triturar" ciertas defectos de nuestra pareja que nos molestan, como las medias regadas de nuestros esposos, tal vez mandas a comprar el mercado y olvida algunas cosas, quizás pides ayuda con algo y se mueven a hacerlo únicamente cuando te ven suspirar, pisando fuerte y haciendo lo que le habías pedido que hiciera, tal vez te tragas los celos y algunas veces sientes hasta que no te valoran lo suficiente. La lista podría continuar y continuar pero el punto es que cuando deciden divorciarse la única conclusion es que no se entienden, que no son compatibles o que el amor se terminó.


Cuando la verdad es que no solo es un par de medias regadas si no que son 5.600 pares de medias a lo largo de los años juntos, tal vez como ya no es una sola cosa que olvida, cambiamos la sentencia por el "tu nunca recuerdas nada", quizás recurrimos a la frase que nunca falta "no puedo más, es que tu no me ayudas" y todo eso que hemos vivido, aguantado y hemos estado "triturando" dentro de nosotros; sale a la luz de forma fea, desagradable e hiriente porque esas pequeñas cositas que te molestaban las acumulaste y formaron un tornado de sentimientos que salen a presión.

El 4 de Julio del 2018 día de la independencia en el país donde ahora vivimos y conversando con mi esposo y unos amigos. Les decía que la palabra libertad llega a tomar un significado más profundo para ti cuando; en el país donde naciste te toca ver de primera mano cómo la palabra libertad está determinada por la mano de quien tiene el poder.


Hoy 5 de julio debería celebrarse la independencia en Venezuela que es mi país de origen y esta mañana con añoranza deseaba que Venezuela volviera a ser la misma, que mi país vuelva a gozar de libertad, pensaba con ese toque de nostalgia por saber que la gente que aún sigue allí está luchando en contra de tantas adversidades que debido a la situación actual.

Ayer nos levantamos y después del desayuno fuimos casa de unos amigos a preparar 50 bolsas de regalo que contenía un libro, comida, galletas y jugos. Luego nos fuimos al centro de la ciudad a entregar la comida y llegamos a un lugar donde habían muchas personas sin hogar y en menos de tres minutos nos quedamos sin bolsas y aun quedó mucha gente sin bolsa de regalo. Me sentí muy triste por esos que faltaron, por esos que no pudieron disfrutar de al menos un día con sus tres comidas garantizadas.


Luego nos fuimos plaza en el centro a esperar que llegara el momento de los fuegos artificiales, esperamos 8 horas y en ese tiempo veía gente con vestidos, lentes, globos, vasos y cualquier cantidad de artículos alusivos a la celebración del día y ese tiempo observando me hizo reflexionar en las siguientes preguntas:


Cuántas veces damos por garantizadas las cosas? Realmente valoramos lo que tenemos? Cuantas veces por no darnos cuenta del valor de las cosas las estamos malgastando?


Muchas veces damos por sentada la libertad, los alimentos, la salud, los amigos, la familia cuando en realidad son un regalo de la gracia de Dios para nosotros.


En mi país de origen no hay plena libertad y ayer valoraba con otra perspectiva la independencia de este hermoso país, ayer las personas sin hogar no tenían donde comer por que los centros de ayuda que los alimentan estaban cerrados por la festividad así que sus posibilidades de comer algo en el día eran muy bajas hasta que llegamos con las bolsas.


A veces con dolor escucho la expresión de algunas personas diciendo que los verdaderos amigos no existen, con frecuencia me encuentro sacudiendo mi cabeza de forma negativa cuando escucho esa expresión y pienso en lo afortunada que soy al poder pasar el día de ayer con más de 20 personas que se han convertido en mi nueva familia en este lugar.

Al punto que quiero llegar es; Cuántas veces en nuestras vidas damos por garantizada la Gracia y creemos que nacemos con nuestra dosis de gracia bajo el brazo?

tal vez creemos que porque somos "buenos" y creemos en Dios tenemos nuestra dosis de gracia garantizada; sin comprender realmente la profundidad que la gracia.


Recordemos estos puntos importantes sobre la gracia:


  • Hagamos lo que hagamos NO la merecemos.

  • No es gratis, fue pagada con sangre. Como consecuencia de que el mismo hijo de Dios murió en nuestro lugar para que nosotros tomaramos su lugar y fuésemos llamados hijos de Dios.

  • La gracia no es para guardarla y hacer un acumuladito como la loteria.

  • La gracia es para compartirla.

Con este punto un poco mas claro, es bueno que leamos 1 Corintios 15:10

"Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo."


Si leemos desde el Versículo 1 vamos a encontrar el contexto de lo que pablo está diciendo. En los versículos previos Pablo comienza a mencionar las cosas de su propio pasado que él ha "triturado" y que aunque estén hechas polvo las menciona y no para excusarse si no porque valora la gracia que Dios le ha dado y dice: Aunque perseguí y mate cristianos; aunque deje las medias regadas, aunque no te ayude, aunque he peleado, aunque me cuesta perdonar, aunque caigo en tentaciones; por la gracia de Dios soy lo que soy, no soy yo; si no la gracia de Dios.


Tenemos gracia por parte de Dios de forma personalizada porque la misma gracia que experimentó Pablo no fue la misma de Jonas, ni la de David, ni la tuya, ni la mía. Porque la misericordia de Dios se renuevan cada mañana y esta mañana cada uno de nosotros cuenta con una nueva dosis de gracia.

Entonces ya basta de quejarnos porque no es la vida que queríamos, basta de vivir en un pasado que ya no existe más y de vivir en un mundo lleno de "yo desearía", basta de quejarte por lo que tienes en la mesa para comer cuando hay tantos que necesitan, basta de quejarte por las medias regadas o porque no te ayuda.


Cuando valoramos y comprendemos la gracia que Dios nos concede cada día, es allí entonces que nuestra vida va a cambiar y vamos ser capaces de perdonar, valorar y amar porque sabemos que aunque contamos con la gracia de Dios en nuestra vida no es un derecho tenerla garantizada.


Así que a triturar todas esas cosas pequeñas que nos incomodan, tiremos todo eso lejos y comencemos a acumular gracia incluso en esas situaciones difíciles. Hagamos como cuando se procesa el aceite de oliva, que se amasa hasta la oliva hasta que sale el aceite.

Es hora de triturar cada situación tan bien que saquemos el más puro producto de gracia de ellas.


Cuando lleguen esas personas o situaciones que nos hacen enojar veamos nuevas oportunidades para experimentar el dar la gracia inmerecida a otros. El pasado queda atrás deja que la gracia de Cristo te transforme y no la malgastes después de todo es un regalo que viene de Dios. en cambio, trabaja duro para cambiar como Pablo. El dice "he trabajado más duro que todos ellos"; él no lo hacía porque tuviese más gracia que los demás él lo hacía porque sabía que la necesitaba más que los demás.

Satanás NO puede parar a Dios de darnos su gracia inmerecida, es por eso que dia a dia se esfuerza para que tu si pares de valorarla y de compartirla con los demás.

No esperes que las cosas cambien por sí solas, porque no van a cambiar. Trabajemos más duro que los demás y vamos acercarnos más al trono celestial porque estoy segura que necesitamos mucha más gracia cada día.

Entrega tus cargas y dificultades a Dios, suelta todo eso que te has tragado y tenido atascado por mucho tiempo y abre espacio para la compasión, el amor, la paciencia, la piedad y la gracia.

3 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Instagram Icon

© Bee Merciful Ministries 

Proudly created with Wix.com