Buscar

Esperando a que se agiten las aguas.

Te has sentido alguna vez cansado y luchando contra la corriente?


Has sentido alguna vez que te esfuerzas al máximo para lograr algo y por mas que hagas todo el esfuerzo alguien termina siendo mejor que tu? tal vez sientes que no eres suficientemente bueno en algo, o que no existe salida a tu problema.

Esta bien, no eres un bicho raro, yo también he estado ahi y estoy segura que todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido de esa forma.


En la Biblia podemos encontrar que en Juan 5 cuenta la historia de personas que sufrían de diversas enfermedades, entre ellos había cojos, ciegos, paralíticos y más; ellos estaban siempre alrededor de un tanque llamado Betesda. La creencia popular era que de vez en cuando descendía un ángel agitaba las aguas y el primero que descendiera a las aguas quedaba sano de cualquiera que fuese su enfermedad.


Cuando Jesús subió a Jerusalén y paso por el estanque de Betesda, se encontró con un paralítico que llevaba 38 años enfermo sin pode caminar, al pasar Jesús le preguntó: .- de verdad quieres ser sano? por supuesto que Jesús sabía la respuesta, el conocía no solo los defectos, los pecados y los miedos de el, si no que conocía a profundidad el corazón de ese hombre. Así también como conoce nuestros corazones.


Pero así como con aquel paralítico Jesús quiere que nosotros tengamos la confianza de acercarnos a El y hablarle no porque no conozca nuestros corazones. Cuando nosotros nos acercamos voluntariamente a Dios nuestro corazón comienza a cambiar solo con el hecho de reconocer que lo necesitamos, así como también desarrollamos confianza, dependencia y tenemos la capacidad de analizar lo que realmente necesitamos a profundidad.


La respuesta de este paralítico fue:

.- "Señor no tengo quien me sumerja al agua y mientras yo voy ya otro ha descendido"

este hombre en ese momento reconoció que solo no podía y que necesitaba ayuda para sanar,

Jesus le respondio y le dijo:

.-"Levántate toma tu lecho; y anda".


Es necesario que reconozcamos que solos no podremos recuperar ese matrimonio, mejorar financieramente, sentirnos satisfechos, sentirnos valorados o amados; solos no podremos nunca lograr ese cambio y esa sanación que tanto deseamos, necesitamos acudir a Jesús y reconocer que sin el nada somos.


La semana pasada leía las noticias y me encontré con el suicidio de dos figuras públicas la primera Kate Spade diseñadora de modas, que estoy segura que a más de una nos hizo suspirar con sus zapatos y carteras. El segundo Anthony Bourdain Chef que tuvo varios programas en distintas cadenas de televisión, el viajaba para conocer las comidas típicas de los lugares donde iba y el mismo también era autor de "Secretos Culinarios" libro que se convirtió en bestseller en el año 2000. No solo casos de famosos, también leía la semana el caso de un señor que se quitó la vida porque no conseguía medicinas y como este muchos casos mas.


Mi pregunta es; que los motivó a tomar esta medida tan radical? porque llegar a este extremo?

Si bien es cierto tal vez nunca podremos comprender que pasaba por sus mentes en ese momento porque no estuvimos en sus zapatos. De algo si estoy segura es que mi corazón se entristece y duele al saber que hay personas que creen no tener más esperanza ni alternativa y que la única solución es quitarse la vida.

No importa si es una figura pública o si no tiene para comer el resultado sin Jesús es el mismo. Es tiempo de acudir a Jesús, aun hay esperanza no tienes que esperar mas por alguien que te lleve a las aguas cuando estas se muevan, el agua de vida vino a ti y te ofrece salvación!! oh! cuan maravilloso amor!

Claro que puedes lograrlo! ese matrimonio tiene solución! el desempleo tiene solución! ese problema tiene solución! y en el nombre de Dios podremos superarlo. Al paralítico no lo sano el agua que se agitaba, ni el estanque, lo sanó Jesús y Él está esperando por ti para sanarte, ayudarte y bendecirte.


8 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Instagram Icon

© Bee Merciful Ministries 

Proudly created with Wix.com